Qué hacer en este blog

En este blog puedes:

-Chatear en nuestra ventana de Xat (Recuerda, para cambiar tu nombre haz clic en tu "muñequito" y cambia. Clica, para terminar, en "OK"
-Cuidar a Regina o a otra de nuestras mascotas. Abajo del todo del blog. Si pasas el ratón por "more" puedes elegir cosas. Algunas veces si pinchas sobre la mascota también sale algo.
-Leer nuestras fichas de los personajes
-Visitar la zona del aburrimiento, en este mismo blog (abajo del todo, donde están las mascotas) para cuando te aburras. ¡¡Tenemos todo lo necesario para que te entretengas!! Ya iremos añadiendo más cosas a la zona del aburrimiento.

Según Dulce y yo vayamos añadiendo cosas, yo lo iré apuntando aquí todo.

Seguidores

sábado, 9 de junio de 2012

Primer capítulo

No me lo podía creer, allí estaban todos: mis niñas, estaban hechas unas muchachas, mamá Dalia estaba preciosa como siempre, a pesar de los años; Cícero con su pipa me dirigió una sonrisa de bienvenida...
Me dio un vuelco el corazón: ¿dónde estaba Lala Tomelilla?
Un momento... No, podría haberle pasado eso, no, ¡no, eso no! Volé apresuradamente hasta la habitación de los hechizos. No había nadie. No podía ser, mi bruja, Lala Tomelilla, no podía aceptarlo; me senté en el brazo de su mecedora sin parar de llorar. Todos esos momentos: la alegría que me dio su carta, cuando llegué, esas noches en el invernadero, la hora del cuento, las primeras señales mágicas en las niñas... Todos esos momentos vividos. De repente, escuché unos pasos, eran ligeros y sigilosos; eran los pasos de Pervinca.
-¿Felí?, ¿estás ahí?- Yo volé hacia ella, llorando desconsoladamente.
-No llores Felí, todos nos pusimos tristes c-c-cuando mi tía...-Y ella también rompió a llorar.
Allí estábamos las dos, llorando amargamente, nunca había visto a Pervinca llorar así, pero al parecer con mi marcha y cuando creció se volvió más sensible, como nos pasa a todos. El fallecimiento de Tomelilla había sido terrible para todos. Pasado un rato Pervinca balbuceó algunas palabras y empezo a hablar:
 -Felí, he bajado para traerte e-e-esto. Y me entregó una carta, una carta que iba dirigida a mí, era la última carta de Tomelilla; que decía lo siguiente:







Querida hadita de nombre ya pronunciable para mí,
No me quedan fuerzas.
No me quedan, lo sé. Pero sí sé que mi querida Vi te hará llamar para cuidar al hijo o hija (o gemelos, quién sabe, ¿verdad?) de Vainilla. Así que sé con certeza que leerás esta carta, porque cuando llegues yo ya no estaré.
Creo que serás aún mejor hada tata que cuando te hice llamar por primera vez, que ya eras estupenda.
Sifeliztuserásdecírmeloquerrás, has protegido, educado, y querido como nadie a Babú y Pervinca, y (estoy segura) será así con este nuevo bebé. Has nacido para ser hada niñera, Felí, y así ha sido; y espero que mi muerte no te ponga muy triste, y que continúes con más ánimo, teniendo en cuenta muchas cosas, por ejemplo, que ahora tu hora del cuento será con Vi, ¿te imaginas? Nuestra Vi, ha crecido tanto... Y Vainilla... ¡Vainilla es toda una mujercita! Es muy madura, ya no es esa alocada chiquilla. Pero, cuidado, sigue volviéndose loca cuando pierde algo. Así que ten cuidado, este niño será imprescindible de proteger, ¿vale?
En cuanto al padre, ella y Jim no pueden estar más enamorados. Vainilla heredó la casa, en cambio, Pervinca vive en casa de Grisam; por si no lo sospechabas, su nuevo marido. Ahora Vi se toma mucho más en serio su amor por él y es más romántica. Vete tú a saber si pronto no tendrá ella otro hijo.
Las niñas, Cícero y Dalia te pondrán al corriente de todo lo que sigue pasando en el pueblo, pues a mí no me quedan fuerzas.
Y terminada esta carta, ya no me queda ningún asunto pendiente, querida Felí. Así que me despido, de ti y de todos, para siempre.

Lala Tomelilla


Cuando terminé de leer la carta, al contrario de lo que esperaba Pervinca, levanté la cabeza con una sonrisa serena y dije:
-Anda, vamos a ver si Babú necesita algo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡¡Deja un comentario!! Mágicos y sinmagias te lo suplican.